¿Cómo formar a los miembros de una familia para ser Consejeros?

Empresa2

Uno de los principales problemas inadvertidos de las empresas familiares es la formación de los miembros de la familia que ocupan o habrán de ocupar cargos como miembros de un Consejo de Administración. Quizá debido a que se presupone que los miembros de la familia que trabajan en la empresa están ya por ello legitimados para participar en el Consejo no se suele conceder mucha importancia al escrutinio de sus cualidades para hacerlo bien. Ello contrasta con el énfasis, a veces excesivo, que se pone en determinar las cualidades de los consejeros externos e independientes.

¿Y saben una cosa? El factor más determinante de la calidad de un Consejo de Administración es la formación y cualidades de los consejeros familiares. Los externos cambian, los familiares permanecen.

Así como en los consejeros externos e independientes suele buscarse alguna competencia estratégica para el futuro de nuestro negocio así como su experiencia transversal en consejos, en el caso de los miembros de la familia las cualidades que han de discernirse son más bien las siguientes:

a) Experiencia previa suficiente en gestión, e incluso en consejos.
b) Formación en alta dirección y gobierno actualizada.
c) Madurez de edad (entre 35 y 40 años como mínimo).
d) Equilibrio emocional contrastado.

De estas cualidades, para el trabajo en consejo se hace diferencial la cualidad de equilibrio emocional pues el éxito del consejo de administración en la empresa familiar depende en gran medida de la capacidad de los miembros de la familia para actuar con “desprendimiento” emocional a su apellido, a sus paradigmas, a sus creencias y experiencias pasadas.

Por otro lado, la experiencia nos muestra que nada enseña mejor a un familiar las cualidades de gobierno que ha de adquirir, que un Consejo de Administración bien diseñado, reglamentado y con buenos consejeros externos e independientes. ¿Quieres que tus hijos sean buenos consejeros? ¡Ten un buen consejo!

En mis años de experiencia, estas son las prácticas que se han demostrado más exitosas para formar a familiares como buenos consejeros:

1. Invitar a los familiares más jóvenes a asistir durante un tiempo determinado a las sesiones del Consejo.
2. Participar en programas de alta dirección de prestigiosas escuelas de negocio. (el case-method actúa como una simulación de consejos).
3. Mentorizar a los miembros de la familia con cualidades para ser consejeros (habitualmente el mentor es un consejero externo).
4. Promover su training como miembros de consejos de empresas filiales, emprendimientos, juntas directivas de asociaciones sectoriales, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s