Tensión de Gobierno

CarlosArbesu_Tensión de Gobierno

La semana pasada pude seguir on line un webinar* en IESE sobre Consejos de Administración en la Empresa Familiar, con ocasión de la presentación del libro de José María Navarro Rubio y Josep Tapies: La Génesis del Consejo (editorial Lid).

Una encuesta realizada entre distintas familias empresarias con ocasión del webinar, ponía de manifiesto que la mayoría se encontraban satisfechas con su Consejo de Administración, pero que no realizaban evaluación alguna de su desempeño. ¿Porqué razón entonces se declaraban satisfechos? El ponente, Manuel Macías ironizaba al respecto: “será que encuentran su consejo agradable”.

Resulta lamentable que los miembros familiares de un Consejo de Administración no sepan dar razón de su utilidad o aporte práctico. ¿En que aspectos nos mejora el trabajo del Consejo de Administración? ¿Qué capacidades estratégicas desarrolla? ¿Qué objetivos y metas alcanza? ¿De qué modo lo hace?

Al tratar de identificar las misiones específicas del Consejo de Administración y de los miembros del consejo  personalmente, se enunciaban al respecto las siguientes:

a) El consejo y los consejeros han de saber de estrategia y muy especialmente de cómo desarrollar y ejecutar esa estrategia.
b) Los consejeros han de tener capacidad de “reto estratégico”, de plantear a los directivos desafíos.
c) Los consejeros han de saber hacer pensar al Director General.
d) Los consejeros han de tener la capacidad de pensamiento divergente.

Todas las competencias que se centran en estas capacidades estratégicas exigen de los miembros del consejo,  especialmente los externos e independientes, salir de los esquemas que funcionaron en el pasado (esto ya lo conocen los miembros de la familia y los ejecutivos) y poner su cabeza en un futuro mejor y distinto.

Proponer desafíos, retar al Director General y a los ejecutivos, pensar de modo divergente, plantear otros modelos, crea de suyo una cierta tensión. Y esa tensión no permite que la gente sienta que estar en el consejo o en la dirección de la
empresa “es agradable”. La comodidad o la autocomplacencia están reñidas con los consejeros eficaces.

Los directivos y ejecutivos de la empresa están por fuerza más enfocados en el corto plazo y en las soluciones conocidas y los miembros de la familia por su parte siempre parten sesgados por su experiencia anterior. Si la misión principal de un Consejo de Administración es la visión de largo plazo y la estrategia, un buen indicador natural de que está cumpliendo bien su misión será la percepción de una cierta tensión de mejora y de cambio, que ha de afectar tanto a consejeros como a directivos y ejecutivos.

Es una tensión por así decirlo serena, reflexiva, que busca siempre mejores soluciones y más perfectas ejecuciones. Una tensión que estimula el crecimiento y desarrollo de los miembros de la organización. Una tensión de gobierno.

* Webinar: seminario web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s